Revista Red

¿Cuál es la oración que Dios escucha?

¡No es cierto que Dios escucha cada oración! El mismo ha establecido algunos requisitos en Su Palabra, y haremos bien en cumplirlos.

Dios escucha la oración que es conforme a Su voluntad. "Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho." (1 Juan 5:14-15).

Por tanto, antes de orar debemos asegurarnos de conocer la voluntad del Señor. En particular, nuestra oración debe apoyarse en una promesa o declaración concreta del Señor, de lo que El es, o de lo que El hace o hará. Cualquier oración que no es la voluntad del Señor, ¡es inútil!

Uno podría preguntar: ¿Para qué entonces debemos todavía orar? ¿No hará Dios Su voluntad de todas maneras, no importa si oramos o no? - Aunque no lo comprendamos, Dios desea que nosotros seamos Sus colaboradores por medio de nuestra oración. El exhortó a Jeremías: "Clama a mí, y yo te responderé..." (Jer.33:3). Cuando Daniel se enteró de que la liberación profetizada de su pueblo estaba cerca, él no se puso a descansar; al contrario, se puso a orar y ayunar (Daniel 9:1-19). En el libro de Apocalipsis, el cielo entero se detiene por media hora para esperar que las oraciones de los santos lleguen; y solo entonces el plan de Dios sigue desarrollándose (Apoc.8:1-5). Nuestra colaboración en oración está "incluida" en la voluntad y el plan de Dios. Esta oración no cambia la voluntad de Dios; pero nos cambia a nosotros, y esto es lo que Dios busca.

Dios escucha la oración de fe. Este punto está relacionado con el anterior. Juan empezó diciendo: "Y esta es la confianza que tenemos en él..." (1 Juan 5:14). "Fe" significa "confianza". Cuando conocemos la voluntad de Dios, podemos orar con toda confianza de que esta voluntad se cumplirá. "Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá." (Marcos 11:23-24) Estos versos no hablan de peticiones caprichosas que podríamos hacer según nuestro antojo. Solo si conocemos la voluntad de Dios, podemos - y debemos - ejercer esta fe. La fe no es un esfuerzo que nosotros mismos haríamos; es una sencilla confianza en Dios quien hará lo que El prometió.

Dios escucha la oración que viene de un corazón puro. "Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor no me habría escuchado." (Salmo 66:18). Examinemos y arreglemos primero nuestras propias vidas ante el Señor. "Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mi camino de perversidad, y guíame en el camino eterno." (Salmo 139:23-24) Examinemos también nuestros motivos por orar: ¿Tenemos realmente el deseo de ver a Dios glorificado sobre todo? ¿O pensamos de alguna manera ser exaltados nosotros mismos cuando Dios responda a nuestra oración? ¿O estamos orando para impresionar a los demás, de "cuan bien sabemos orar"? "Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres ... Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos." (Mateo 6:5-7)

Dios escucha la oración unida. "Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos." (Mateo 18:19-20) Nuevamente, esto no significa que podríamos ponernos de acuerdo para pedir cualquier cosa según nuestro propio capricho. Siempre, la oración debe ser conforme a la voluntad de Dios. La palabra traducida como "congregados", significa literalmente: "han sido guiados juntos". Cuando nos reunimos en oración, y Dios nos "guía juntos" para que todos podamos discernir la misma voluntad de Dios, que tengamos la misma carga y la misma petición en nuestros corazones, entonces podemos orar con mucha convicción y fe. Cuando llegamos a este "consenso divino", entonces tenemos una confirmación fuerte de que realmente estamos siguiendo las huellas del Señor. Hechos 4:23-31 nos relata un ejemplo de este "consenso divino": "Y ellos ... alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor..." (y sigue su oración). Nadie propuso: "Vamos a orar por esto...". Nadie se levantó para dirigir la oración él solo. Ellos "alzaron unánimes la voz de Dios...", y al parecer cada uno de ellos sabía cómo orar. Dios los estaba "guiando juntos", para orar en consenso unánime.

Dios escucha la oración perseverante. "Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. - Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque no temo a Dios, ni tengo respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia. Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? Os digo que pronto les hará justicia." (Lucas 18:2-8)

Esta viuda sabía lo que era su derecho ("hazme justicia"). Por esto pudo llegar ante el juez con mucha confianza (fe). Y por esto perseveró hasta lograr su objetivo. - De la misma manera, cuando conocemos la voluntad de Dios, podemos confiar en que El "nos hará justicia". Y entonces no nos desanimaremos si en los primeros intentos no conseguimos respuesta. Al contrario, perseveraremos hasta ver la respuesta prometida. Esta perseverancia es una expresión de nuestra fe.

Fuente: Altisimo

Comments

comments

SOBRE EL AUTOR

REVELATION 3:20 MINISTRIES se enorgullece en presentarles, la revista R.E.D (Recursos, Educacion, Desarrollo), la cual esta diseñada con un tono cultural. Diversamente amplia para alcanzar a todo lector y que participen en la cantidad de recursos educativos para que le permitan su desarrollo en cualquiera que sea su carrera profesional, linea de trabajo, pasatiempo o dedicación. Es nuestra meta que la Revista R.E.D sea un instrumento vital en su crecimiento personal y progreso.

10658 SW 186TH ST, Miami, FL, USA
Call: +61 (0) 3 8376 6286
Email: contact@company.com

Conectate

Flickr

    !Suscríbase Hoy!

    Aceptamos los siguientes pagos: